Feeds:
Posts
Comments

Archive for April, 2010

High Fidelity es una de mis películas favoritas. La debo haber comprado en DVD unas 15 veces a lo largo de mi vida y ninguna de esas copias está en mi poder. Las he regalado a gente que sentí que la necesitaba más que yo o que la disfrutaría tanto como me pasó a mi. También, la he prestado y nunca me la han devuelto. Cada tanto me agarra un ataque y necesito verla de nuevo. Esto sucedió hace como un mes atrás sólo la he visto en fragmentos gracias a YouTube.
La película trata sobre un casi cuarentón dueño de una tienda de discos: “CHAMPIONSHIP VINYL”. Arranca cuando Laura, su novia, lo deja y él destrozado en un sofá (Manhattan chair) empieza a hacer el recuento de sus novias más importantes, sus rupturas más relevantes y todo lo referido a las mujeres en formato de ranking: “TOP FIVE BREAKUPS”.

Que fue primero? La música o la desdicha? Escuho música porque soy miserable o soy miserable porque escucho música pop? That is the question…

Debo confesar que yo crecí en los 80’s comprando discos todos los fines de semana y ordenando la vida a través de los rankings. También recuerdo haber hecho “cassettes” o “tapes” para mis novias, mis intentos de novias y mis calenturas imaginarias. También las hacía porque no resistía la tentación de compilar la mejor música y escribir en el cassette con la mejor letra posible el título de esa compilación como así también numerarlos en el lomo y ordenarlos en un estante. Cuanto tiempo libre…
Rob, totalmente desdichado empieza a extrañar a Laura como nunca le había pasado antes. A continuación “Top 5 things I miss about Laura”

Mi padre, Don Tuco Singer, siempre me decía que yo lo iba a valorar cuando el ya no estuviera (no se si era porque nos iba a abandonar o porque si iba a morir). Seguramente era algo que su padre también le decía y en gran medida el sólo lo repetía ya que yo lo valoro desde hace mucho tiempo y por suerte aún lo tengo (y espero tener Tuco para rato). Más allá de lo anecdótico y de lo que decían mi abuelo y mi padre está frase la he tenido siempre presente y me he dedicado dentro de lo que se puede a valorar mucho todo lo que tengo por miedo a dejar de tenerlo. Con esto no me refiero a nada de lo material ya que siempre he pensado que todo eso va y viene y tenerlo o no tenerlo sólo depende de uno mismo. Si mañana me quedara sin nada y tuviera que arrancar de cero trabajando de mesero para ganarme la vida lo haría dándole duro hasta llegar a ser el gerente de la cadena de restaurantes o aprendería todo lo posible para poner mi propio negocio. Con esto de valorar me refiero a los seres queridos, tanto para arriba como para el costado y para abajo.
Pero si, errar es humano y para que el dicho de mi padre tenga sentido uno recién toma conciencia de cuanto vale alguien cuando ese alguien ya no está, y mucho peor, cuando ese alguien ya no está y crepó para siempre.
Anoche soñé que ya no estaba pero por otro lado comenzaba a ser más valorado y extrañado. Lastima que no tenía remedio y no podía volver…

Volviendo a lo que me traía a postear estos renglones y retomando la idea que vincula al texto con el título, la escena más brillante de está película y la que nunca me he podido sacar de la cabeza debido a su brillantez y extrema sabiduría es la siguiente:

Esta escena está más allá de las palabras. La fantasía es efímera y sus días están contados hasta que se convierte en realidad. La magia, el enamoramiento y las mariposas en el estómago duran nada en comparación con la duración de la realidad. Por lo tanto y como conclusión pienso que debemos construir la mejor realidad posible, al grado tal de que quizás sólo la valoremos cuando ya no la tengamos. La magia está en lograr el equilibrio entre tener una realidad que nos haga felices y ser concientes de que la tenemos, la debemos alimentar y no la debemos dejar ir.

Cómo cierre y bonus track les dejo mi top 5 de películas:

+ High Fidelity
+ Jacob’s ladder
+ Goodfellas
+ La decadencia del imperio americano
+ American Splendor

Advertisements

Read Full Post »